Mascún

29 de junio

Clásico imprescindible, antes de que baje el caudal, que ya se nota que va perdiendo...

Poco puedo contar de este barranco que todos hemos bajado muchas veces, tanto desde su inicio, cómo desde cualquiera de sus afluentes tributarios. En esta ocasión, aunque no llevábamos idea, al pasar junto a la entrada de Otín, ver las pozas del inicio llenas, y correr un pequeño hilo de agua, estuvimos tentados de entrar, pero respetuosos de la legislación y prohibición temporal hasta el treinta de junio (estábamos todavía a 29, cachisssss) y por el pequeño detalle de que sólo llevábamos cuerdas de 20 metros, hizo que pasáramos de largo, aunque mirándolo de reojo al pasar.

Al llegar a la altura de Raisén, de nuevo miramos que lleva un poquito de agua, poco, pero por lo menos no seco y de nuevo el insignificante detalle de las cuerdas, hace que tomemos las Cornisas de Raisén como estaba previsto, para ver el circo de Raisén y llegar al inicio del barranco.

Una vez en la base del Saltador de las Lañas, vemos gente y decidimos no subir y quedarnos en su base, así no nos afectará el tapón que siempre se produce en ese punto y aprovechamos el tiempo mientras nos equipamos, saboreando unas cervecitas frescas, que a pesar de haber madrugado, la aproximación ha sido ya calurosa...  



Un día de verano, sin ser excesivamente caluroso (menos mal, porque si no esa costera nos mata), pero el sol calienta, el caudal es bueno, aguas limpias y cristalinas, aunque se nota que va bajando por momentos (le queda una semana), agua fresca al inicio, pero ya atemperada a después de los oscuros, dónde ya nos estorba la chaqueta.

Quizás no soy el más indicado para describir con palabras el paisaje y las sensaciones que nos produce este descenso, vamos contemplando, haciendo fotos, tranquilos, apenas nos cruzamos con la gente en los rápeles y casi todo el rato lo vamos disfrutando solos.

Como siempre, no nos defrauda.

Y aunque todos tenemos cientos de fotografías del lugar, unas pocas mas...

video


Hasta pronto, que este verano creo que será fructífero en descensos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario